Cómo aplicar copywriting en tu estrategia de comunicación empresarial. Empieza por aquí

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn

Bla, bla, bla...Las marcas piropean a la persona equivocada, a ellos mismos.

Esta es una gran verdad del copywriting que me encanta. Una de esas verdades incomodas que necesitas que te digan a la cara para reaccionar.

Cuando la leí por primera vez, sentí como una especie de efecto eureka y comprendí el aburrimiento y la pereza tan grande que se siente cuando lees kilómetros de discursos monótonos y egocéntricos que acumulan muchas empresas.

Palabras escritas sin ton ni son, huecas, sin sentido, vacías, ¿pobres?

Y es que hay dos aspectos fundamentales que las empresas siguen usando cuando tienen que hablar de lo qué hacen, se trata de dos cuestiones de su estilo de escritura que ya cansan mucho a los lectores.

Por un lado, los profesionales tienden a escribir una y otra vez sobre características poco atractivas y novedosas de su negocio, tales como que son expertos en su campo y están cualificados para hacer su trabajo.

No sé tú, pero yo esto lo doy por hecho, y cuando acudo a una marca, espero que tenga mucho más que ofrecerme.

El otro punto estaría en la manera en la que las empresas siguen usando un vocabulario que ya ha quedado totalmente fuera de la nueva era del marketing digital.

Frases y expresiones de otra época, propias de cuadernos de protocolo o de discursos académicos, y que siguen usando en sus textos hasta para dar los buenos días.

Yo a esto lo llamo crear barreras. Es decir, quieres acercarte a tu lector, conectar con él sea quien sea, igual ni te conoce. Deseas convencerle de algo, empatizar con él, e incluso venderle un producto, un servicio, un evento, etc, ¿y pretendes hacerlo así?

En ese caso, debes saber que estás creando entre los dos un muro grande y frío de palabras distantes. Y lo más curioso, es que posiblemente nunca las usarías con esa persona si la tuvieras delante, y la posibilidad de explicarle lo que puedes hacer por ella mirándole a los ojos.

Rompe barreras en la escritura conversando.

Piénsalo de esta manera.

Si es así como escribes para tus clientes, tus potenciales compradores, tus socios, tu lista de suscriptores o tus seguidores, suenas como un comercial. Me atrevería a decir que pedante en muchas ocasiones, de hecho cada vez que dices que tienes el mejor producto del mercado, lo eres.

Los lectores huyen de mensajes repetitivos, impersonales y exagerados, se sienten manipulados e incómodos. Y me apuesto contigo lo que quieras a que muchas de las personas que reciben por ejemplo, un email de tu negocio les da pereza leerte. Porque es lo mismo de siempre.

Es una práctica muy común que he visto año tras año en la escritura corporativa empresarial.

Y ya sabemos lo que pasa cuando sigues haciendo las mismas técnicas, obtienes los mismos resultados.

Necesitas ser hábil y estratégico con las palabras, sencillamente porque todo alrededor de un negocio se basa en comunicar. Qué comunicas, cómo lo comunicas y por qué lo comunicas.

Así que yo te propongo cambiar esto, para que las experiencias con tus lectores, tus clientes y tus seguidores también cambien.

Vamos a dar el gran paso de CONVERSAR con ellos a través de la escritura.

Hablarás, pero también escucharás, y se lo demostrarás a tu audiencia.

Escribe conversandoEl lenguaje conversacional tiene un poder persuasivo natural y amable.

Lo usamos en nuestra vida cotidiana constantemente.

Te pongo un ejemplo.

Imagina una de esas situaciones comunes en las que estás hablando con un amigo sobre una película buenísima que acaban de estrenar en el cine.

No te paras a pensarlo, pero de forma espontánea, casi sin darte cuenta, estás intentando convencer a tu amigo para ir a verla.

La magia en un caso como este se encuentra en tu forma de hablar, tus expresiones y sobre todo, en la emoción que le pones.

Esto es lo que ocurre cuando escribes de manera conversacional. Tu público te percibe de forma diferente y reacciona.

Lejos de la redacción tradicional, unidireccional, directa e impersonal, está la escritura auténtica, tan auténtica como el valor de lo que ofreces.

Así que no esperes a que tu cliente potencial descubra tu esencia, comunícasela de una forma entendible, única, personal y diferente.

Puedes empezar con algunas de las claves que te ayudarán a transformar cualquier texto que escribas en tu negocio en una pieza amena y conquistadora.

Usa tu propia VOZ en tus textos.

La VOZ de tu marca es la personalidad que tiene públicamente.

Es un aspecto fundamental en tu estrategia de copywriting, va unida al tono que utilizas para hablar de ella, es decir, a la manera en la que estás comunicando. El tono es el cómo.

Te pongo el ejemplo de Dove, una de las marcas Top Ten elegida por los consumidores en 2017.

Belleza es un estado de ánimo

Es el caso de éxito de una marca que ha conseguido pulir su tono hasta crear un mensaje ligado al concepto de belleza natural y real que hay en toda mujer.

Pasó de ser una marca de jabón a convertirse en una marca bien posicionada y empática, con una amplia gama de productos de belleza. Todo gracias a su voz, a la personalidad de la marca definida con mensajes como este: “Eres más guapa de lo que crees”.

La voz y el tono de cada marca, de cada empresa, se conectan y crean una una estrategia básica y auténtica de comunicación que consiste simplemente en ser el reflejo de la persona que está detrás de la marca.

Así que deja que tu personalidad fluya cuando escribes. Tienes una voz, úsala.

Responde a estas preguntas sobre ti y tu negocio, y empieza a definirla:

  • ¿Cómo eres? Serio, cuadriculado, extrovertido…
  • ¿Cómo es tu marca? Fresca, femenina, elegante…
  • ¿Cómo es tu producto o tu servicio? Cómico, alegre, , romántico, directo…

No hay nadie mejor que tú para comunicar la pasión y el espíritu de tu empresa. Ya sea porque eres quien se pasó noches en vela para darle vida o bien porque estás dentro y simplemente enamorado de tu profesión, del producto o servicio que vendes.

El hecho de que dejes a un lado los formalismos al escribir no significa que estés siendo incorrecto, significa que hay un humano detrás de esas palabras, y a la persona que te lee le encantará saberlo.

El copywriting es la habilidad de escritura que te ayudará a contar de esa forma diferente.

Es el truco para que los usuarios te sigan hasta el punto y final de cualquier texto. Para que se sientan a gusto contigo, para que hagan click en tus anuncios, te confíen su dinero o abran tus emails. Es el truco.

Aprovecha la fuerza de los RECURSOS y figuras literarias.

Tirar de recursos literarios ayuda al lector a imaginar mejor de lo que estamos hablando.

Cuando conversas te sirves de expresiones coloquiales, refranes o comparaciones que te ayudan a expresar tus ideas y sobre todo a que te entiendan.

En el caso de la comunicación escrita también debe ocurrir. Y al Copywriting le encanta usar estos recursos para conectar con el lector a un nivel más profundo.

Veamos algunas de las figuras literarias que enriquecen nuestros textos de una forma diferente y conversacional.

  • Sinécdoque: Es una figura de nuestro lenguaje que tiene la capacidad de ayudarte a comprender con inmediatez el sentido de un mensaje modificando el significado literal de las palabras. Existen varios tipos de sinécdoque: la parte por el todo, general por particular, singular por plural…

Por ejemplo cada vez que usamos la palabra corazón para referirnos a sentimientos o cariño en general. Así que mira lo fácil que es usar este recurso de forma espontánea en nuestras conversaciones.

  • Epifora y anáfora: Consisten ni más ni menos, que la repetición de alguna palabra o sonido al final de varias frases en el primer caso, y con la anáfora justo lo contrario, al principio de varias frases continuadas.

Enriquecen el ritmo de nuestra escritura o sino mira: 

Ejemplo atún claro Isabel
Qué bien, qué bien, hoy comemos con Isabel.
  • Metáforas: Usamos este recursos tan a menudo que a veces resulta complicado identificarlo cuando estamos hablando. Simplemente lo soltamos en medio de nuestras conversaciones cada día.

Humaniza tu mensaje, relaja tus textos y conecta con la imaginación de tus lectores usando metáforas como estas:

Ponte las pilas porque el tiempo es oro y tu empresa aún está en la flor de la vida. Así que no pierdas el hilo de tus conversaciones e ilumina tus mensajes con estos consejos.

Y este es uno de mis preferidos  😉 

La vida es como una caja de bombones, nunca sabes cuál te va a tocar.

  • Preguntas retóricas: Son un excelente recurso para dialogar por escrito con tu audiencia. Un peso pesado del estilo conversacional de tus textos.

La única pega es que tienes que saber al dedillo cuando usarlas, de lo contrario puedes poner en entredicho la credibilidad de tu marca. Así que no caigas en esto:

¿Te gustaría ganar dinero extra y sin esfuerzo?

¿Quieres bajar más de 5 kilos en 15 días sin pasar hambre?

Las preguntas retóricas se formulan sin la necesidad de ser respondidas, si no con la intención de fortalecer una idea o llamar la atención del lector:

¿Verdad que aprender inglés sin salir de casa suena bien?

  • Paralelismos: Es la figura retórica que consiste en la repetición de una misma estructura gramatical. Con el uso de este recurso enfatizas ideas en tu mensaje:

Me voy a dormir, me voy a soñar.

No quiero comida, no quiero bebida, no quiero nada.

Por qué la ESTRUCTURA de tus textos sí importa.

Hay dos principios fundamentales que no puedes perder de vista cuando escribes: Coherencia y unificación.

Toda información es narrada siguiendo un orden que te ayuda a organizar las ideas y a darle un sentido a lo que estás contando.

En tus textos ocurre exactamente lo mimo. Y al igual que en tus conversaciones empiezas con un encabezado. 

Tienes varios segundos para llamar su atención y quieres aprovecharlos con ese gran titular.

La estructura de redacción conocida como la pirámide invertida, te ayuda en este sentido y enfoca el texto de forma estratégica colocando siempre una idea importante al principio del mensaje.

Así trabajas ese arte del Copywriting que te deja con ganas de más.

Después, recuerda que tu lector debe deslizarse suavemente en cada nueva palabra, frase y párrafo. Guíalo a lo largo del texto, de la conversación.

Desarrolla un ESTILO de escritura para tu marca o negocio.

Este aspecto está muy relacionado con la voz de tu marca, con el estilo conversacional que define tu negocio.

Escribe de la misma forma en la que hablas a tu audiencia. Tus potenciales clientes necesitan sentir que estáis del mismo lado, que hay conexión, química, entendimiento, que habláis el mismo idioma.

Cuando tus palabras se alinean con las opiniones o puntos de vista de tu audiencia es cuando consigues conquistarla y que se quede contigo.

Me encanta como recoge esta idea el gran copywriter Joe Sugarman en su libro Advertising Secrets of the Written Word. El dice que “el propósito de la primera frase en publicidad es hacer que leas la segunda línea.”

Y estoy totalmente de acuerdo con él. Tu estilo al escribir debe asomar desde la primera línea que escribas. Por eso debes tenerlo definido desde el principio.

A partir de ahí crea una historia entre tu empresa y tu lector, y hazlo con un estilo claro que pueda describir el tipo de relación que habrá entre ambos.

Define un OBJETIVO para el texto que estás creando.

La razón por la que te escribes con tu público es porque quieres crear una buena relación con él. Y ¿para qué? Pues para venderle exactamente aquello que sabes que puede ayudarle a solucionar un determinado problema, cubrir una necesidades o cumplir un deseo.

Pero para llegar hasta la cima de su corazón, necesitas escalar poco a poco.

Así que cada mensajes de tu web, de tus emails, de tu carta de ventas o cada mensaje que escribas en tus redes sociales lleva un pequeño objetivo escondido y es el de conectar, inspirar para después vender.

Busca siempre una EMOCIÓN y escribe en torno a ella.

La audiencia quiere sentir cuando te lee.

El 95% de nuestras decisiones de compra tienen lugar en la mente subconsciente, y en esa menta subconsciente bailan nuestras emociones.

Todo lo que hacemos vienen con una expectativa intrínseca.

Queremos estímulos, necesitamos sentir algo diferente, necesitamos desconectar del aluvión de contenido y de información que nos atropella cada día. Y para ello, tenemos que asomar la cabeza como un soplo de aire fresco inesperado que llega de la mano de tu marca, de tus productos o servicios, de ti.

Al igual que has hecho con el objetivo, antes de empezar a escribir busca qué EMOCIÓN quieres provocar en la menta de tu lector: intriga, alegría, miedo, esperanza…

De este modo ya no verán un precio cuando le hables de tu producto o servicio, sentirán una emoción con la que se sienten identificados y verán un gran valor en ti. Ya sea la solución a su problema, una marca en la que confiar, placer…

Esto significa que ya estáis conectados.

Menos es más. En copywriting también.

Queremos fuera de nuestra vida todo lo que sea complicado. Así es como vamos a reaccionar ante cualquier información. Apostando siempre por la simplicidad.

Debes transmitir el mensaje con la menor cantidad de palabras posibles, sin disminuir la calidad del contenido. Este es tu reto cuando escribas a partir de ahora.

Seguir una buena estrategia para la edición de tus textos te ayudará a conseguirlo. Y el primer paso será el de leer en voz alta cada texto que escribas.

Empieza tú mismo a ser tu propio corrector y deshazte sin miramientos de todas las frases que no aporten nada a tu mensaje.

La práctica del taburete.

Esta técnica para pulir nuestro copywriting es sencillamente magistral.

Te cuento en qué consiste.

En general somos malos escuchadores. Estamos más pendientes de la siguiente idea que queremos decir, que de las palabras que nos devuelve nuestro interlocutor.

En la redacción empresarial pasa exactamente lo mismo. Se escribe de fuera hacia dentro.

Los qué sientes, lo qué te gusta, cómo una determinada circunstancia te afecta, tu opinión… Tú, tú y tú. Siempre expresando desde fuera hacia dentro.

Pero mira cómo cambia el contexto cuando lo hacemos al revés, desde dentro hacia fuera. Y dando la posibilidad de interactuar, dirigiéndonos a nuestro público.

Coge la pieza que has escrito, y piensa que estás sentado en un taburete, en la barra de un bar, junto a un buen amigo. Ponte a prueba y cuéntale con tus propias palabras lo que tienes en la hoja.

Comprueba lo bien que te sientes usando tus propias frases para expresarte, y toda la pasión que se recupera en el mensaje.

Ahora sabes que lo tienes delante, y que te toca escuchar. Con tu lector debes mostrar el mismo respeto.

Si los escuchas primero y te preocupas de hablarle de algo que sabes que realmente es importante para él, creerá en ti.

Conclusión y práctica de copy.

Si tienes un negocio, necesitas transformar la forma en la que le escribes a tu comunidad.

Aprende a dejar el ruido y las palabras bien sonantes fuera de tus textos.

Imagina tu producto o servicio en acción y hazlo sentir real y vivo para el lector.

Practicar un buen copywriting te brinda la posibilidad única de destacar y diferenciarte entre los millones de mensajes que reciben diariamente tu potencial cliente.

¿Cuál de estas claves estás dispuesto a implementar hoy en tus textos?

Yo te propongo escribir una tormenta de palabras que tengan que ver con la personalidad de tu marca o de tu empresa. Busca verbos, adjetivos, características sensoriales que la definan y prueba a introducirlas en algún texto que escribas hoy. 

Quizás responder a estas preguntas te ayude a conseguirlo:

  • Si tú marca fuera una persona ¿con qué 5 adjetivos o características la definirías?
  • Si esa persona tuviera una relación estrecha con el cliente ¿cómo sería?

 ➡ Cuéntame cómo te ha ido en los comentarios, me encantará saber qué has sentido al ponerlo en práctica.

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn

Escrito por...

¿Quieres conocer el estado actual de tus textos empresariales y saber qué necesitas para empezar a cambiar la forma en la que te comunicas?

Me he propuesto guiarte para conseguirlo

Descarga mi Checklist con instrucciones que te ayudarán a darle un giro a tus textos

Deja un comentario